Seguimos castigadas en esta cuarentena, sintiéndonos en ocasiones un poco tristes ante el hecho de no poder relacionarnos con las personas que amamos más que a través de una pantalla.

La necesidad de aire y espacio abierto empiezan a manifestarse y los días se alternan entre buenos, normales y otros como hoy en los que la vibra está un poco más baja…

Para que no decaiga, hemos decidido hacer una pequeña reflexión acerca del minimalismo, las compras calientes, los objetos necesarios y las cosas que nos aportan valor….

Han sido días de reorganización doméstica, ordenar papeles, limpiar muebles, vaciar armarios…

¿Armarios? ¿Alguién ha dicho armarios?

Prepárense que hay temazo…

Desde que el universo de Greta empezó a tomar forma, empezamos a investigar en el mundo minimalista.

Nos iniciamos en “La Magia del orden” con Marie Kondo que nos llevó a entender que cuando cada cosa está en su lugar, se respira mejor.

En el camino, nos dimos cuenta también de que, a menor número de objetos, menos tiempo destinado a ordenar y limpiar y por tanto más tiempo libre. (gran descubrimiento, me llevo años llegar a él)

En el proceso hemos decidido cambiar el “no tengo tiempo” por “no es mi prioridad ahora” por que cuando algo es prioritario, el tiempo aparece. Lo de siempre, la toma de consciencia…

Ya me he ido del tema armario, pero vuelvo.

La cuestión es que al hablar de minimalismo,  acabas inevitablemente llegando a la parte del armario antes o después.

Años atrás, tener muchas prendas y estrenar nos generaba un sentimiento de bienestar. Nuestras diferencias de edades van de 6 en 6 y las tres hemos vivido ésto anteriormente de una u otra manera.

En el presente, nuestra manera de comprar y adquirir nuevos productos va cambiando poco a poco, ya que por fin somos conscientes de que con cada compra contribuimos a construir el mundo en el que queremos vivir…

¿Qué quiere decir esto? ¿Que ya no compramos en grandes cadenas ni en multinacionales? Pues todavía no, pero sí:

  • hemos tomado consciencia de que cada gesto cuenta,
  • preferimos comprar menos pero mejor.
  • la calidad por encima de la cantidad.
  • comprar cuando algo nos sienta verdaderamente bien.
  • no caer en la compra caliente y pensar bien si nos hace falta, si le vamos a dar uso y si va a ser un producto duradero y útil
  • también si esa prenda se adecúa a nuestro estilo de vida actual.

Como conclusión de todo esto nos acercamos cada vez mas a un armario en el que hay una gama de colores fáciles de combinar y todo va con todo.

Los tejidos naturales y a ser posible orgánicos son un valor muy alto a tener en cuenta a la hora de decidir si lo compro o no lo compro.

Todo está doblado, cuidado y bien colocado con lo que su durabilidad aumenta.

Al abrir las puertas y verlo la sensación de bienestar cada día es igual a la de estrenar sin gastar un céntimo.

Y por último y no menos importante: todo nos gusta, nos sienta y hace sentir bien y eso mola un montón.

Toda esta forma de pensar se refleja en las prendas que elaboramos, cuya finalidad es que sean útiles, fáciles de combinar, de calidad y duraderas.

Nuestra tendencia:  siempre hacia una búsqueda de tejidos lo más sostenibles posible introduciendo además, el valor que el ecoprint nos aporta. La estampación natural de las hojas y las flores proporciona sutiles pinceladas de color a tu armario y a tus días y crea un ambiente que dota de paz y tranquilidad en tu casa y a tu persona.

Olvidarnos de fomentar la compra caliente y tirar hacia una tendencia de compra más consciente es nuestro camino,

Queremos formar parte de tu armario y de tus prendas más especiales pero sólo si sientes que te aportan, que te van a resultar útil y te vas a sentir especial cada vez que las uses.

Por hoy ya está bien,  te invitamos a hacer toda esta reflexión, ahora que tenemos un poco más de tiempo y si consideras que te aporta, te animamos a pasar a la operación «armario feliz» quedándote solamente con lo que de verdad te hace sentir bonito.

Si te apetece investigar más sobre la tendencia minimalista te dejamos un enlace inspirador de la web de  Lucía Terol  «Sencillez plena»  que se dedica profesionalmente a ayudar a las personas a tener una vida más feliz a través del orden.

Te dejamos también un vídeo que por su sonido, su tempo y sus imágenes, que son pura poesía, nos resulta tremendamente inspirador,es un disfrutar del placer de las pequeñas cosas » ser feliz sin necesidad de gastar dinero»

Te mandamos mucha fuerza, esperando que entre todos saquemos el mejor partido a este aislamiento y que termine cuanto antes 

Besos y arrumacos muy gretiles

Antía, Uxía y Nuria

 

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar